miércoles, noviembre 16, 2005

Tuve una horrible pesadilla (sí, sí, otra vez esos estúpidos peces betta; tal parece que, en el fondo, debo verlos bien feos)

Pero todo se va a quedar así porque, desde que Fernando me cobra, ya no sé si – desde el principio – he sido creyente de la gratuidad o de la psicología.