jueves, enero 12, 2006

Cada vez me parezco más a Serenín, alabando "unos cuantos tomates en una repisita"

Si aquello que hago por ti lo hago porque quiero, y por tanto no merece, ya no tu gratitud, sino ni siquiera tu reconocimiento, entonces lo que no hago por ti porque no quiero, tampoco merece tu reproche.