miércoles, junio 14, 2006

Odio cuando no sé qué título ponerle a mis posts, pero odio más que se queden sin título

Gracias. La de hoy fue una mañana increíblemente buena. Tenía como dos meses sin ver a mis papás y hoy hicieron una hora y media de camino de Toluca al DF, y una hora y media de regreso del DF a Toluca, sólo para verme a mí, y sólo para verme un ratito bien corto. ¿Valió la pena? Pregúntenle a ellos. Pero creo que la respuesta unánime de esos tres que en la mañana parecíamos lapas (fig. 1) será "sí, valió la pena". Es más, ¿cuál pena?
No quería que se fueran. Sólo gracias a un anormal embotellamiento en mi calle es que pude tenerlos conmigo dos minutos más. Me quedó la sensación, sin embargo, de que se vienen otros dos largos meses en que estaré cabizbaja (fig. 2) esperando verlos otra vez.
Gracias por la cámara, por fin tomaré las fotos que por semanas he estado perdiendo por el mundo. Gracias por Dire Straits (que escucho mientras esto escribo), ahora podré despertar de buen humor. Gracias, gracias por las paletas de flor de nata, que los chilangos desconocen, los muy ignorantes. Y gracias, Azul, por mandarme una piedrita (fig. 3).

Relación de imágenes (dramatización):


fig. 1


fig. 2


fig. 3

Extracto de canción que no viene al caso, pero que forma parte del soundtrack de la noche:

It's a ravenous town
And you still refuse to be traced
Seems to me such a waste
And every victory has a taste that's bittersweet
And its your face
I'm looking for on every street.

Por último, reitero lo dicho en el post anterior: "Home?..."

2 Comments:

Blogger Ivonne said...

Primero. Me da gusto que hayas podido disfrutar a tus papás y que pasaras un momento muy lindo.
Segundo. ¿Ignorantes los chilangos? Mmmmmm

17:25  
Blogger Fairest Creature said...

Señorita Walls. ¿Es usted chilanga? ¿Conoce las paletas de flor de nata? Mmmmmmm.

20:34  

Publicar un comentario

<< Home