jueves, agosto 10, 2006

En que la heroína relata un montón de boberías, no importándole que al lector le tengan muy sin cuidado los detalles de su vida

Después de tres meses de tener sólo un día de descanso semanal, un fin de semana de dos días - como los que tiene la gente normal - tiene un maravilloso gusto a vacaciones, aunque sea entre semana.
Sí, los planes de mayor peso hechos para este par de días que acaban de pasar se vieron arruinados, y la bellísima Morelia vuelve a pronunciarse como la Capital Mundial del Desencuentro. Pero, sin importar lo anterior, mi ánimo no menguó ya que imperaba la idea de tanto tiempo libre. Y en verdad que este par de días fueron suficientes para que se dieran no demasiados, pero sí muy alegres eventos:
1. Recibí el mejor regalo que alguien pudiera hacerme. Pese a que la cámara ya estaba en mi posesión desde hace casi dos meses, todo el tiempo he estado usándola como propiedad de alguien más, con ese esmero y con esa melancolía de saberme despidiéndome de ella mientras la utilizo. En cuanto recibí la noticia de que era mía y sólo mía, con todo y pilas, memorias, cargador y cables, corrí a ponerle una calcomanía de bicho, como tienen muchas de mis cosas. Todo lo mío está marcado con un bicho (casi todo, porque es de pésimo gusto ponerle calcomanías a los libros, aunque sean de Kitty. Imagínense un ejemplar de Obras de Efrén Hernández con una calcomanía de Kitty. Horror).
2. Fui de compras. Descubrí mi nula habilidad para comprar lo que necesito, absolutamente contraria a mi facilidad para comprar un montón de objetos inservibles.
3. Pasée por el Centro Histórico. Tomé varias fotos, no tantas. Compré una postal para enviarle a Julie. Comí poco. Tuve hambre.
4. Connato de ir al cine, como casi siempre.
5. Me corté un dedo. Se me salieron las tripas por la herida. (Este post está siendo escrito muy, muy lentamente.)
6. Efectiva ida al cine. Ya vi Pirates of the Caribbean: Dead man's chest. Me divertí como pocas veces, y me reí aún más. Comí palomitas polizones, y aguanté más de dos horas y media de refresco de manzana. Quiero una figura coleccionable de Davy Jones.
7. "Café" y "desayuno" con dos horas de retraso, en un buen reencuentro. Me robé tres piedritas de una fuente. La última de ellas se la regalé a Iván Espinoso, y se puso contento.
8. Barrilito.
9. Segunda ronda de encuestas de Listerine. Si me van a seguir hablando, espero que me manden más boletos para el cine.

Ahora estaré en el mundo exterior los martes y los miércoles, lo cual es regularmente bueno.
La mala noticia es que ya empezó la pretemporada de la NFL. Adivine, lector, quién no descansará en domingo. Si usted tiene sus domingos libres, tiene la obligación moral de ver todos y cada uno de los partidos.

En este blog, todo nos lo tomamos personal.

Visite el post con que inició la temporada 2005.

_______________________________
Pronto, muy pronto, y si es que lo logramos: fotos de EL SEÑORITO. Es algo nunca antes visto. Usted no se las quiere perder. Espérelas.

4 Comments:

Blogger Rafael said...

Me intriga lo de la encuesta Listerine.

-¿Le arde la boca al hacer los buches?-
-Siii, aghhhh, siento que me quemoooooo-
-Muy bien, anotaré reducir la concentración de ácido sulfúrico-

12:09  
Blogger Fairest Creature said...

Buuu, ya quisiera que fueran al menos un poco amenas. No. Es acá de "Ponga una calificación del 1 al 5 - donde 1 es la peor calificación y 5 la máxima - al color de Listerine". Y pues así. Y ya llevo dos, y quedaron de hablarme nuevamente. Ash, ash, ash.

17:18  
Anonymous Anónimo said...

Check out Full Frontal Nudes for the largest fully-searchable collection of free galleries on the net!

18:45  
Blogger Fairest Creature said...

Órales, desnudos.

21:33  

Publicar un comentario

<< Home