jueves, septiembre 07, 2006

Cosmos

Pensé que había sido un mal fin de semana, pero no, creo que otra vez exageré.
Sobreviví al evento de Ibsen, y me deshice no demasiado astutamente de la única pregunta que me hicieron. Compré mi nuevo celular. Comí cantidades groseras con mi abuela: sope de pollo, tacos de cochinita pibil, agua de horchata, cervezas. La acompañé - a mi abuela - a inscribirse a una de sus clases, y caminamos mucho. "Ayudé" a Moisés a preparar una exposición, con pliego de papel bond y plumones de colores. Comí gomitas cítricas medio cochinas. Hice un gran tsuru de papel cuadriculado. Tomé muchas, muchas fotos. Me mojé, tuve frío, los charcos tomaron mis tenis. Vi el final de la segunda temporada de Lost, y dormí en el piso. Bebí un café muy feo, y luego uno rico. Pero el feo estuvo acompañado de Casa de Muñecas, lo que lo hizo bueno; el bueno estuvo acompañado de mala vibra, lo que lo hizo malo. (Y, en los sedimentos del café bueno, que fue el malo, me salió el lobo feroz vestido de abuelita, no sé que signifique.) De modo que, al regresar de este fin de semana, el mundo ha recobrado su equilibrio que, en realidad, nunca se había perdido.
Al llegar a mi trabajo, me recibe la extraña noticia de la inclusión de este blog en Navegaciones, de La Jornada (¡gracias, Aldo Iván!). Y me siento muy famosa, porque el mes pasado salí en un póster, y en un tríptico de cuatro. También en el trabajo, Adriana e Ivonne me recibieron con preguntas sobre el evento del martes; Ivonne me regaló una rebanada de pan de elote que hizo ella misma, y Óliver me habló para disculparse por haber partido su pastel de cumpleaños en mi ausencia. Le dio pena y quiere resarcir el daño de algún modo. Pienso que unos chocorroles en una tarde hambrienta seguramente lo compensarán todo. Hoy comí ensalada, baguette y té de cereza. Además, mucha agua, porque fui a un lugar donde no se puede sorber el agua en paz, sin que inmediatamente te rellenen el vaso. Luego, lluvia.
Vengo de grandes días... vienen unos aun mayores.

2 Comments:

Blogger Ivonne said...

¡¡Qué horror!! Qué gorda me veo!!!!
Gracias por simplemente tenerme presente al momento glorioso de sentarse frente a la compu y escribir.
Y como diría un escritor del que no me acuerdo su nombre "el mejor día es el que está por venir", así que disfrutalo.

19:36  
Blogger Fairest Creature said...

En quincena - como era el caso - todo mundo se ve repuestito: se come mejor que de costumbre y nos damos permiso de Magnums de yogurt.
Te ves linda, igual que la señorita Adriana... y eso que no puse la foto de cuando estaban bien entradas en el chisme. =)

15:07  

Publicar un comentario

<< Home