sábado, septiembre 23, 2006

En donde hablo de asuntos de poco o nulo interés

El mundo tiene un orden muy preciso. En ocasiones da la impresión contraria pero, tras hacer un recuento de daños por la noche, uno se da cuenta de que todo quedó saldado. Esta mañana, por ejemplo, se me rompieron al menos dos cosas importantes. Ambas me pusieron a amenazar al cielo con un puño enfurecido. Pero luego me dieron una tarjeta de cliente frecuente en el café del que soy cliente frecuente. Y ya: cosmos.

Bueno, quizás no.

1 Comments:

Blogger Fairest Creature said...

Esto me recuerda el ya lejano día en que perdí mi celular y mi abuelita, para consolarme, me dijo que seguro iba a ser compensada con algo muy bonito. "Quizás", me dijo, "alguien te cede su lugar en el micro; yo qué sé".

20:30  

Publicar un comentario

<< Home