lunes, septiembre 25, 2006

Por fin es viernes; el mío, al menos

No tuve la delicadeza de peinarme. No me toqué un pelo. Me vine a trabajar con mi cabeza Burton y mis lentes de Willy Wonka. Cuando llegué a la oficina, el cabello se me había peinado solo. ¿Dónde quedó la libertad capilar? ¿Qué diría Burton de mí? Soy una vergüenza.

2 Comments:

Blogger Ivonne said...

No te veías como esa foto, verdad???? =)

21:08  
Blogger Fairest Creature said...

No, ¿pus no te digo que se me peinó solo?
Chaz, qué triste, es mi look ideal.

14:30  

Publicar un comentario

<< Home