lunes, octubre 30, 2006

Con razón soy la vergüenza de mis padres: soy terriblemente cursi (otro post ocioso)

Ñu

Ya no estoy enojada (post ocioso)

El blog está muriendo, no le he prestado mucha atención en las últimas semanas. Posiblemente siga así por poco tiempo más. Acaso para cuando regrese de vacaciones, por allá de mediados de noviembre, me dé la gana actualizarlo más seguido.

viernes, octubre 27, 2006

No importa lo que haga

No importa que obedezca hasta el cansancio, hasta la destrucción de mis dientes, hasta que las uñas se me queden marcadas en las palmas, hasta el dolor de cabeza de tres días, hasta el vómito de bilis. No importa que complazca hasta negarme, hasta abandonar mis propósitos, hasta que se me olvide preguntarme qué es lo que yo quería, no importa que ni siquiera pierda el tiempo en crear fantasías propias, porque de cualquier modo terminaré concediendo ante el otro, ante el mayor, ante el mejor. Otro, que no yo; uno mayor, mejor que yo. No importa cuánto corra, siempre llegaré tarde; no importa cuántas veces asienta, mi negación entre cien afirmaciones me acusará de rebelde; no importa cuántos fines de semana corra para llegar a tiempo a la cita ni cuántas mudanzas fugaces tenga que hacer, siempre seré la que se pasa la vida "dando patadas al pesebre"; no importa cuántos conciertos me pierda, con boleto en mano. No importa si tengo ideas a veces grandes, a veces chicas, siempre fugaces; no importa si mis ideas fugaces quiero compartirlas solamente contigo, siempre seré la que merece darse cuenta de que está sola a mitad de la calle, sin más compañía que el vértigo; a la que nadie va a esperar. Seré siempre la plaga, la peste, ésa de la que todos huyen. Seré ésa a la que nadie extraña, aunque pasen meses. Siempre seré a la que pueden correr de casa. Seré a la que nadie le querrá hablar por iniciativa propia. La de ideas de corto alcance, la de criterio estrecho, la nerviosa, la autodestructiva, la malhumorada, la vulgar. Seré la que se quede con todas las culpas, la que tarde o temprano se arrastrará - tan siempre perra - pidiendo perdón.

Es tiempo de que empiece a valerme verga todo esto; se me ha hecho tan tarde, a decir verdad. Se repite continuadamente, sin embargo: "Venid. El hombre no ha nacido para vivir así..."

sábado, octubre 21, 2006

Ya la vi

¡Es un peliculón!
(¡Y además comí mixiotes de fauno!)

lunes, octubre 16, 2006

¿Quién me compra un boleto de Robbie Williams / para mi consolación?

En serio, sí lo vendo. Mire, mire aquí.

Anímese. Usted podrá escuchar grandes éxitos de la radio internacional, como:

jueves, octubre 12, 2006

Buenas noticias para quienes me traen entre ceja y ceja: mi fin de semana no fue gratificante

Y, por otro lado, malas noticias para los mismos: tuvo grandes momentos, muy gratificantes.
Estoy desalojando mi habitación, y ya está prácticamente desocupada; los objetos que todavía están ahí son de muy compleja clasificación. Tengo cajas llenas de libros, cajas llenas de fotocopias y apuntes de toda la licenciatura, cajas de papelería nueva, cajas de adornos inservibles (como todo adorno que se precie de serlo), cajas de discos, bolsas de ropa, maletas de afeites, un baúl con los pocos objetos más queridos y atesorados. Lo que queda adentro del cuarto no entra en estas categorías, de suerte que habré de echarlo todo junto en una misma caja o tirar objetos que, si bien son muy apreciados por mí, han salido de mi vida.
He tirado cosas que me ha regalado gente muy querida, cosas cuya vida útil estaba en auge, cosas que todavía no estrenaba, otras que pensaba usar eventualmente, pero aún no se veía el día en que eso sucediera, cosas de uso frecuente y en vigencia. Bolsas y bolsas de basura que no es tal. Aunque también he tirado mucha basura que lo es propiamente, y este género de basura ha hecho mayoría en estos trabajos.
Durante generaciones se me ha solicitado que lo tire todo. Pero ahora que estoy tirando cosas útiles e inútiles, chicas y grandes, bonitas y feas, queridas y despreciadas, tengo a mi inspector de desperdicios: yo tiro; mi inspector revisa y rescata. Y no tardo en tirar algo, que lo veo de regreso en alguna zona de la casa. Y lo tengo que tirar otra vez, y al objeto le salen patas y otra vez regresa a la vida útil. Todo lo que tiro lo tiro dos veces o más.
Anoche me deleité arruinando el tapiz, arrancando largas tiras de papel, pintando con los dedos las paredes. Hasta el momento, lo más trabajoso ha sido mover muebles de la habitación de planta a la habitación temporal, y más porque ahora se me ha condenado a utilizar sólo las manos que me pertenecen y no otras dos o cuatro prestadas por algún amable voluntario. Hago lo posible por olvidar las ocho repisas que iba a poner... para eso necesitaría al menos una mano más. ¿Alguna vez ha tratado usted de poner una repisa por sí mismo? Yo lo he hecho, pero resulta evidente que se necesita mínimamente una mano extra.
El soundtrack más adecuado para estas labores: Led Zeppelin; a aventar cosas al bote de basura me anima particularmente "Achilles last stand", en volumen 32.
Pronto: fotos de todo el proceso de transformación, con mis aprendizajes al vapor de people+arts.
Es evidente que la talacha formó la parte más importante del fin de semana, pero tuvo muchos eventos:

1. La madrugada del martes me despertaron los gritos de la policía y unos presuntos vecinos (nótese cómo se me pega la jerga periodiquera - uy - tan ingeniosa), los cuales nunca pude comprobar que fueran tales. Cuando asomé la cabeza burtonesca por la ventana, con los ojos a medio abrir y quién sabe si con lentes o sin lentes, un policía me apuntó con una pistola. Andaban buscando a un ladrón, pero no estaba, nada más estaba yo. ¡Superen mi aventura de fin de semana, supérenla!

2. A medio embriagar, viendo caricaturas en Cartoon Network, escondida de mis captores a unos pasos de distancia (cual carta robada), aprendí a abrir cervezas con un encendedor. En ese estado, consideré inmortalizar mi nueva habilidad:


3. Gran desayuno, gran reencuentro, gran caminata, gran plática. Que se repita pronto, que se repita. En deuda:


4. Me refresqué en una zona fresca: agua de tamarindo, helado de limón, agua mineral. Todo costaba lo que costaba más cover, más cubierto, más el beneficio de sentarse en una silla, más tarifa por usar la mesa, y así. Pero sí me refresqué.

5. Y hoy, antes de venirme a trabajar, el correo me trajo un gran regalo: la tan esperada carta de Julie y el disco que no me cansaré de escuchar en varias semanas. Gracias, ¡qué buena carta, qué buen disco, qué bueno todo lo que el correo me trae siempre de Rochester, Nueva York!


6. Tomé muchas fotos. Mi favorita: el ratoncito que parece que quiere decirme algo que se le olvida. Posiblemente me decida a crear carpetas en mi flickr, y así podré poner más fotos, además de las de la comida que ya me tienen harta.


7. Gané un reembolso en una tarjeta de rasca y gana. Lo cambié por otro boleto, y ya no gané nada.


8. Por último, querido lector, ¿de qué color pintaría usted una habitación de la que posiblemente lo saquen a palos antes de que acabe el año? Vote usted.


_________________________________
El soundtrack de hoy: algo del Noah's Ark de CocoRosie, maravillosa adquisición de hoy. Y "Achilles last stand": resuma usted seis años de su vida en diez cajas de cartón, destrúyalo todo hoy mismo.

lunes, octubre 09, 2006

Amargada

No es que no quiera actualizar el blog. Pero es que sólo estoy para vilezas. Y usted no quiere leerme siendo vil. A usted le gusta cuando soy un rayo de sol. Y me correrá de mi propio blog si me atrevo a torcer el gesto. Ni se esfuerce, ya muchas veces me han corrido de mi vivienda, ¿cree que no estoy acostumbrada, que no ha llegado un punto en que hasta me da risa? Claro, hay de risas a risas, y yo acostumbro ésa que fabrica ácidos y se los entrega al estómago para su rápida degradación. Así las cosas: hoy no hay post, querido lector. Tampoco habrá post mañana, ni pasado mañana. No se esfuerce en venir aquí. Acaso, si el fin de semana es gratificante - lo cual es dudoso - el jueves habrá algo.

jueves, octubre 05, 2006

A veces el mundo me lee la mente

Es extrañísimo.

Hoy he estado más callada que de costumbre...

...y eso que aquí soy más callada que en el mundo real, donde se me va la vida en parlotear. Pero estoy bien feliz, más feliz que en mucho tiempo. Hoy comí sola y comí feliz. Comí callada y rápido. Luego caminé. Y, como ya no tengo paraguas, me cayó la lluvia. Eso no menguó mi ánimo. Siempre he sido solitaria. Me gusta. Me gusta quedarme callada hasta que se me pegue la boca. Y me gusta comer a mi ritmo y no tener que conceder. Qué rico es alimentarse de egoísmo y autocomplacencia (¡son fat-free!). Siempre he parecido la persona más aburrida del mundo. Me veo callada, caminando rápido con una dirección fija, tímida. La realidad es que siempre me estoy riendo de algo, siempre estoy maquinando algo o fantaseando disparates, casi nunca tengo una dirección fija, sólo me va empujando el azar; quizás por eso camino rápido (todo lo que escribo tiene una parte de mentira; no crea nada de lo que escribo; escribo dando tumbos). De niña tenía tres amigos imaginarios; parecía la niña más sola y triste del mundo, pero siempre estaba divertida. Acaso sólo eso me falte: amigos imaginarios. ¡Olga! Mucha gente tiene mala opinión de mí. No es responsabilidad mía. Sería más fácil fingirme otra, pero es una actividad que me da franca pereza. Tuve un gran fin de semana. Recibí la mejor carta que alguien me ha escrito jamás. Escuché compulsivamente el Rubber Soul y, particularmente, "Run for your life". ¡Pero qué buena canción! Tengo un nuevo proyecto, más bien doméstico. Comenzó a funcionar esta mañana, pero aún no diré nada de él. Esperemos a que cuaje. Tengo un millón de cosas de qué quejarme, pero no me dan ganas. Pronto: posts de autocompasión y graves ánimos de tristeza e ideas suicidas. Ajá.
Por lo pronto, además de dejarlo a usted, lector, con este post tan espantosamente redactado, le dejo la letra de "Run for your life". También la puse en la barra lateral para su complacencia.

Run For Your Life
(Lennon/McCartney)
Well, I'd rather see you dead, little girl,
Than to be with another man.
You better keep your head, little girl,
Or you won't know where I am.

You better run for your life if you can, little girl;
Hide your head in the sand, little girl;
Catch you with another man,
That's the end, little girl.

Well, you know that I'm a wicked guy
And I was born with a jealous mind
And I can't spend my whole life tryin'
Just to make you tow the line.

You better run for your life if you can, little girl;
Hide your head in the sand, little girl;
Catch you with another man,
That's the end, little girl.

Let this be a sermon,
I mean everything I've said.
Baby, I'm determined
That I'd rather see you dead.

You better run for your life if you can, little girl;
Hide your head in the sand, little girl;
Catch you with another man,
That's the end, little girl.

I'd rather see you dead, little girl,
Than to be with another man.
You better keep your head, little girl,
Or you won't know where I am.

You better run for your life if you can, little girl;
Hide your head in the sand, little girl;
Catch you with another man,
That's the end, little girl.

Lodosa, Cenagosa y Puñetazo

domingo, octubre 01, 2006

Otra lista de cosas tontas (updated)

(Me han hartado las listas en arábigos. Hoy: ¡lista en romanitos!)
i. Ayer, azarosamente, y después de varias semanas (meses, posiblemente) sin buscarlos, los Beatles se escucharon en dos ambientes en los que nos los esperaba. La primera fue "I wanna hold your hand", y la segunda, fue alguna del Magical Mistery Tour. Antes de eso, mi cabeza me había sorprendido cantando para sus adentros: "I'm the Eggman, uhhhhh, they are the Eggmen, uhhhhh, I am the Walrus!". Y luego quién sabe quién diablos habló de "Tomorrow never knows".
Así las cosas, se avecina el resurgimiento número un millón cuatrocientos mil de la fiebre Beatle. Espérela y esté alerta, ya sabe usted que puedo ponerme insoportable: "Ay, ¿pero cómo es posible que no te sepas la letra completa de 'Norwegian wood'? ¡Por Dios! ¡Pero si toooodo el mundo se sabe 'Norwegian wood'!".
ii. Gran enfrentamiento el de los Colts y los Jets hoy, a mediodía. Un partido cerradísimo en nivel, en puntuación, y también en ofensiva y defensiva. Son dos equipos muy parejos. Antes, hace como cinco o seis años, ambos equipos eran los peores de la liga. Aun entonces, daban partizados: eran tan malos ambos, que eran parejos, y daban grandes partidos (más información aquí). Hoy se enfrentaron en un nivel completamente diferente y dieron el que posiblemente será el juego más comentado de la semana, y probablemente también uno de los más emocionantes de la temporada. Adivine, lector, quién no vio el partido.
¿Y cómo sé lo sucedido? Padre y madre, vía mensajitos telefónicos; hermana, vía correo electrónico, me narraron cada anotación, cada gol de campo, cada minuto transcurrido. Grande es mi familia.
Sin embargo, desde sus alturas y de manera simultánea a las informaciones sobre el enfrentamiento Nueva York-Indianápolis, alguien insultaba mi inteligencia, mi capacidad y mis ganas de estar de buen humor. Gracias.
Los Potros, sépalo, siguen invictos.
La jugada final es buenísima. ¡¡Gracias, YouTube!!

iii. Interesante el confabulario de ayer, ¿lo leyó usted? Yo tampoco, apenas acabo de conseguirlo. Adiós, ya estoy leyendo.