viernes, octubre 27, 2006

No importa lo que haga

No importa que obedezca hasta el cansancio, hasta la destrucción de mis dientes, hasta que las uñas se me queden marcadas en las palmas, hasta el dolor de cabeza de tres días, hasta el vómito de bilis. No importa que complazca hasta negarme, hasta abandonar mis propósitos, hasta que se me olvide preguntarme qué es lo que yo quería, no importa que ni siquiera pierda el tiempo en crear fantasías propias, porque de cualquier modo terminaré concediendo ante el otro, ante el mayor, ante el mejor. Otro, que no yo; uno mayor, mejor que yo. No importa cuánto corra, siempre llegaré tarde; no importa cuántas veces asienta, mi negación entre cien afirmaciones me acusará de rebelde; no importa cuántos fines de semana corra para llegar a tiempo a la cita ni cuántas mudanzas fugaces tenga que hacer, siempre seré la que se pasa la vida "dando patadas al pesebre"; no importa cuántos conciertos me pierda, con boleto en mano. No importa si tengo ideas a veces grandes, a veces chicas, siempre fugaces; no importa si mis ideas fugaces quiero compartirlas solamente contigo, siempre seré la que merece darse cuenta de que está sola a mitad de la calle, sin más compañía que el vértigo; a la que nadie va a esperar. Seré siempre la plaga, la peste, ésa de la que todos huyen. Seré ésa a la que nadie extraña, aunque pasen meses. Siempre seré a la que pueden correr de casa. Seré a la que nadie le querrá hablar por iniciativa propia. La de ideas de corto alcance, la de criterio estrecho, la nerviosa, la autodestructiva, la malhumorada, la vulgar. Seré la que se quede con todas las culpas, la que tarde o temprano se arrastrará - tan siempre perra - pidiendo perdón.

Es tiempo de que empiece a valerme verga todo esto; se me ha hecho tan tarde, a decir verdad. Se repite continuadamente, sin embargo: "Venid. El hombre no ha nacido para vivir así..."

4 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Se le olvidaba decir (creo) "tan linda" por ser usted, tan parecida a mí.

17:04  
Blogger Ivonne said...

Sabes que eres importante, tienes un lugar en el corazón de todos, sólo que no te gritaremos "ey, aquí estás", porque eso se demuestra.
A veces la gente no tiene esa capacidad, pero eso no significa que dejes de ser importante para los demás.
Has sido quien más me ha apoyado desde que tuve la suerte de conocerte y te quiero un chingo!
(Creo que me sorprendiste un poco con el último párrafo, pero fue chido!)
Te quiero

17:21  
Blogger Aldo Iván Espinosa said...

A mí la soledad me sorprendió a mitad de la calle, hace poco más de un año, sin otra cosa qué hacer que seguir caminando.
Y me sigue pareciendo triste.

22:10  
Blogger Fairest Creature said...

Ya no estoy triste. Voy a contestar comentarios. ¡Atención!

Anónimo: Sí, soy linda, la meritita verdad. Y pues usted también, tan parecido a mí.
Ash, ash, ash, qué jotería es ésa del anonimato, ash.

Ivonne: Tsss, pues sí. Luego se me olvida ver a la gente que me quiere, nomás porque no me lo están diciendo a cada rato. Soy medio mensa en la intuición, y me deprimo pronto, pero luego ¡fiuuuum! otra vez estoy bien. Gracias, Walls. =)

Aldo Iván: Chaz, que sí es feo eso de la soledad. Es rete feo que hasta el techo bajo el que duermes te acuse de intrusa... es feo todo eso. =( Cuack.
Y también es feo tener siempre que sentir culpa, siempre pedir perdón... todo, ash, todo es horrible. Pero ya no estoy triste, entonces prrrrt.

16:12  

Publicar un comentario

<< Home