jueves, noviembre 02, 2006

Me urgen vacaciones o de cómo tengo el cerebro tapizado con pasto artificial

1. Hoy nos regalaron pan de muerto y chocolate en el trabajo. Según las estadísticas, se necesitaron 250 litros de leche para tenernos a todos contentos y trabajando en día festivo. Por mi parte, yo ni siquiera sabía que éste era un día festivo genuino. Según yo, en dos de noviembre abren todos los establecimientos comerciales, todo mundo va a la escuela o a trabajar, según sea el caso. Pero, desde que salí de casa, encontré que el Distrito Federal había muerto, igual que todos los muertos, y mi traslado me llevó solamente media hora, quizás un poquito más.
Hoy, hace cuatro años, murió mi abuelo Carlos, la primera muerte realmente cercana de que he sido testigo. Tuve suerte de vivir y convivir con él los dos últimos años de su vida. Unos días después me enteré de que, en esa misma fecha, había nacido mi Harry, de modo que hoy es su cumpleaños pero, como el mundo y las actuales circunstancias nos separan, no puedo ir a darle una golosina cumpleañera. Alguna vez, en su cumpleaños, le puse un gorro de Bob Esponja y le canté las mañanitas. Seguramente le regalé un chocorrol.
Éste fue el primero de varios años en que no puse ofrenda. Siempre pongo algo: un par de flores, algunas frutas, alcohol, dulces, cigarros, alguna figura de alfeñique. Hace muchos años puse mi ofrenda para John Lennon, y quienes sí tenían muertos que alimentar se sintieron ofendidos. Este año no puse nada, pues este año no tengo espacio que me corresponda. En la actualidad soy toda estorbos, y nadie vacila en recordármelo. Quizás, el próximo Día de Muertos, haré de mi propio espacio una ofrenda florida, y cubriré mi piso con una alfombra de pétalos naranjas y rosas. Este año no.
Este año, en cambio, caminé un pasillito estrecho, para ver con prisa un montón de ofrendas raras. Luego vi algo que, en mi ignorancia, no había visto jamás. Hay que ver cuán encerrada he estado todo este tiempo, pues nunca había visto cómo los algodoneros dejan suelta el azúcar, la cual sale volando por los caprichos del aire en largas tiras, mientras personas de todas las edades, brincan para atrapar un poco de algodón. Quise tomar fotos pero, como todo estaba oscuro y en movimiento, las luces se veían alargadas y el algodón volador tomaba la apariencia de humo de mi cigarro, o de polvo de abajo de mi cama. En general, malas tomas.
Tuve un gran fin de semana. Contrario a lo que ciertas personas creen de mí, no necesito demasiado para ser feliz: sólo un poco de pasto, un árbol que me filtre los rayos del sol y viento frío, además de una justa porción de alimentos chatarra y, ante todo, buena compañía. No me molesta que no alcance el tiempo para avanzar un par de capítulos de la novela en vigencia, no importa el ataque de nubes de mosquitos ni que el baño más próximo quede a kilómetro y medio de distancia.
2. Ya me urge salir de vacaciones, aunque todavía no sé a dónde iré. Paso mis tardes especulando sobre los maravillosos paisajes de que seré testigo en unos cuantos días más. Maldigo la hora en que comencé a pagar los arreglos del cuarto en el que ya no viviré, pues eso me deja un presupuesto apretado para mis aventuras vacacionales. Por supuesto, ya no le pondré piso a la habitación, aunque pensé en la elegancia que el pasto artificial haría a la nueva obra, sobre todo por contraste con las paredes rosas (color elegido al tanteo por el intuitivo pintor). Pero todavía no me decido por un tipo de pasto, pues lo hay de diferentes clases.
Para diciembre, se me dice, debo haber quitado mis estorbos. Tal vez pase Navidad en una banqueta.

3 Comments:

Blogger Ivonne said...

O en la casa de alguno de tus tantos amigos.
A veces sólo hace falta mirar un poquito lo que está tan cerca para darse cuenta de las personas tan valiosas que tenemos a nuestro lado.
Ánimo! Todo pasará pronto. Sí, suena fácil, pero tampoco es tan difícil.
Los mejores momentos son los que se pasan solos, se mira alrededor y se disfruta de los pequeños placeres que nos da la vida.
Ya sabes que cuentas para todo conmigo!
Te quiero harto!

16:28  
Blogger Del nahual divino... said...

Me encantan estos post tan interactivos. Están llenos de fotos y sorpresas
^_^

19:35  
Blogger Fairest Creature said...

=) Muchas gracias, Walls, ya sabes que se te quiere y se te agradece mucho tu apoyo. ¿Quién si no me va a prohibir comprar un refrigerador que parece R2D2?
Nos vemos a mi regreso.

Jajajajaja, Pepe, me hiciste reír. Pronto: más posts con fotos que no vienen al caso. =) Gracias por la visita.

23:49  

Publicar un comentario

<< Home