jueves, diciembre 28, 2006

Encuentros azarosos

Nunca sé cómo actuar cuando azarosamente me encuentro a alguien en la calle, no importando cuán cercana sea mi relación con la persona a la que he encontrado. Por lo general, cuando se da esta situación, la persona que amablemente me saludó y pidió un rápido resumen de mi pasado inmediato, se queda con mal sabor de boca, y yo con la certeza de que otra vez no supe qué hacer. Es extraño.
1. Una vez me encontré a una ex profesora en una biblioteca, misma que precisamente pertenece a la facultad en la que ella imparte sus clases. La intrusa era yo, pues no soy cliente frecuente de esa lejanísima biblioteca. Pese a que yo sabía que ella daba clases ahí (o algo hacía ahí, pues), nunca la había visto en su hábitat. Yo estaba con la nariz metida en un libro cuando la escuché gritar mi nombre. Voltée y la vi. Fue raro: en un ambiente en la que nunca la había visto, no podía ubicar su cara, pero estaba segura de conocerla. No pasó demasiado tiempo, pero sí el suficiente para que ella no sintiera correspondida su emoción. Me disculpé con una de las más torpes excusas que me he escuchado: "Perdón, estás fuera de contexto". Si alguien me hubiera dicho esto, por supuesto que me hubiera ofendido automáticamente. Se despidió con cortesía y nunca he vuelto a verla.
2. En otra ocasión caminaba sobre la avenida en que se ubica mi ex Universidad. Seguro iba viendo el piso o pisando hojitas. Escuché mi nombre. Cuando subí la vista, encontré a mi mamá y a mi abuela, quienes paseaban por ahí, hecho de extrema rareza, dado que mi abuela no frecuenta el centro y mi madre ni siquiera vive en la ciudad. A pesar de ser de mi entera confianza, el encuentro me asustó, aunque no sé decir por qué. Me puse a temblar y a sudar. Y luego las veía fijamente. Les decía que las veía extrañas, lejanas a su contexto habitual, y luego mi retahíla de "perdón-perdón-perdón-perdón-perdón". Nervios de punta. Se despidieron de mí lo más rápidamente que pudieron.
3. Caminaba a las afueras del metro Cuitláhuac. Aldo, ahogado de emoción (bueno, no), me dijo: "Mira, ahí va el Mastuerzo". Yo, sin ocultar mi repugnancia, contesté: "¿Qué chingados es eso de Mastuerzo? Guácala, ¿qué cosa se llama así?". Y en eso pasó la cosa ésa llamada Mastuerzo que es un tipo calvo y horrible. Se me quedó viendo raro, y huyó. Esta anécdota no va mucho en este post, pero, ¿dónde la pongo si no?
4. El martes estaba yo canté y cante y baile y baile, habiendo perdido absolutamente todo el estilo, cuando aparecieron Mario y su novia. Según me informaron después, fue ella quien me reconoció. Yo la había olvidado. Pronto me recompuse y le dije: "Ah, claro, tú eres la chica de Toluca", aunque seguí sin recordar su nombre. Pero para entonces, yo ya le había dicho a Mario que me había asustado. Creo que me noté nerviosa, y volteaba a ver el piso y el techo, y estaba hecha un manojo de nervios. Pronto menguó su entusiasmo inicial por saludarme, y salieron corriendo. Medio les desée felices fiestas, y ellos esperaron que el azar no me pusiera en su camino nuevamente.
Perdón, soy una persona horrible.

4 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Más bien sincera

20:08  
Blogger Fairest Creature said...

¿Sincera respecto a qué? ¿A que me pongo nerviosa y ni sé por qué? Cuando estás nerviosa es difícil no ser "sincera", pues los nervios se notan.

Temo, sin embargo, que vuestro comentario nazca de una mala interpretación de lo aquí escrito... En ninguno de los casos, excepto el del Mastuerzo, me molestó encontrar a la persona. El asunto aquí, es mi dificultad para reaccionar correctamente ante los encuentros.

14:29  
Blogger Mario said...

Falso. Mi entusiasmo nunca menguó. Siempre es un gusto verte.
Falso. No salimos corriendo, sí un poco apresurados tras los parientes de la chica toluqueña.
Falso. Ojalá nuestros caminos se crucen más seguido y si no se cruzan... los torcemos pa que se encuentren.

20:45  
Blogger Fairest Creature said...

Espero que la próxima vez que nos encontremos, se me note a mí que también es siempre un gusto verte =)

Beso.

14:12  

Publicar un comentario

<< Home