viernes, diciembre 22, 2006

Personalidades del mundo, estrellas de cine y televisión, políticos cuyas decisiones cambian el rumbo de la humanidad, escritores de finísima pluma:

¡Dejen de morirse, malditos! Cinco obituarios más, encargados hace unos instantes. ¿Para cuándo? Mañana, si bien me va.

Lo bueno es que ya vienen los ocho días de descanso que nos van a dar a propósito de las fiestas decembrinas. Oh, es verdad, lo olvidé... no nos dieron ni madres. El fin de 2006 me agarrará en un taxi; quizás comiendo tacos congelados, viendo la repetición de programas ingeniosos en televisión abierta.