domingo, octubre 14, 2007

Estado de ánimo: sin título, pero en sentido contrario

Veinte minutos después de escribir la entrada anterior, me retracté de todo: de pronto, como de milagro, todo salió bien -o anunció que saldría bien-, y tuve una fiebre optimista que aún ahora padezco (creo que padecer no es el verbo más preciso, pero es que estoy tan acostumbrada a estar quejándome todo el tiempo). Recibí dos ofertas de trabajo en un día: la primera sucedió de manera casi simultánea a una entrevista de trabajo vía Skype, en otro punto del mundo; la segunda estuvo acompañada de una grandísima prueba de amistad de esas cada vez más escasas y de un préstamo que no podré pagar nunca, por la generosidad con que fue hecho. Por lo demás, seamos sensatos, la cifra sí que la pagaré, de un modo u otro, y a la brevedad.
Mi horóscopo de ese día me dijo que por fin había recuperado mi poder de hacerlo todo a la velocidad de la luz. Por eso me fui de fin de semana a la luna, volando, la niña pájaro.

La próxima semana, así lo planeo, será un infierno sin tiempos libres, con jornadas mínimas de 9:00 a 23:30, aunque las salidas podrían extenderse en algunas ocasiones. Debo conseguir unos documentos perdidos, tramitar unos que nunca he tramitado e imprimir otro que con toda seguridad me será enviado pronto (¿verdad que sí?). También debo convencer al Tortugo de que me ayude a redactar mis obituarios pendientes. Quiero cortarme el pelo para verme un poco más señora, y así merecer el puesto para el que me apunto... o quizás sólo opte por un chongo.
Si todo sale bien, todo cambiará.

Me siento diez años más joven, como si me hubiera untado la crema de Asaselo.

Etiquetas:

2 Comments:

Blogger el7palabras said...

Sss el chongo es la mejor opción.

Hoy mi horóscopo decía que súbitamente alguien me desearía un feliz retorno. ¡Ah! y que consolaría a alguien.

Estando aquí donde siempre te puedo decir que el tufo de lo auténtico sale de adentro. Así genuino. Tonces si estás para esa chamba, pos ya te quedaste; si no era, tal vez el mal viaje sacuda un poco más tu mundo, pero algo saldrá de ahí.

Y no es consuelo, "esque así va el pedo".

Esa frase la oí en un slam en la prepa, de un güey a otro que estaba como el caballo blanco, ese que salió de GDL.

salud

02:07  
Blogger Fairest Creature said...

Och, pues resulta que ni me hice chongo: tuve el descaro de no peinarme toda la semana, y ya quedé mal para siempre. Pero quedé mal para siempre, lo cual es bueno, porque eso significa que me quedé donde quería quedarme. Claro, no es que esté usted para saberlo, pero de todos modos ya se lo conté.

Gracias por darse una vuelta, señor SietePalabras. Vuelva cuando le apetezca. =)

23:31  

Publicar un comentario

<< Home