miércoles, marzo 12, 2008

Sobre lo que sucedió en otro de esos concilios y de por qué es conveniente quedarse en casa viendo largometrajes animados japoneses

Un pintoresco grupo de vacacionistas se presentó a la cita: despeinados, hombros descubiertos, luciendo nuevos cortes de pelo, tomando mate (termo en mano), barniz azul. En la mesa, la imagen de unos simios-manatíes de grandes dimensiones, cabeza humanoide y garras; el pelo anaranjado cubría el cuerpo de las extrañas criaturas. Al otro lado de la mesa había un asiento vacío y tres señores con corbata. Estaban evidentemente incómodos, no tanto por su arreglo, sino porque había que acomodar las palabras sin dar cuenta de que se habían tropezado con sus propias garras y sus cabezas de simio-manatí.
Me sentí aburrida, ya sabía para qué estaba ahí, y sólo quería dar el asunto por terminado. A la espalda de los tres hombres encorbatados -a través de la persiana-, vi un arcoíris, no gordo y ancho como los de las caricaturas, sino flaco y alto, saliendo de un edificio.
(A veces soy Meursault; a veces, una cabra, viendo el horizonte con ojos vacíos. Ahora no sé claramente lo que quiero, y no importa: "Ayer lo mismo fue que hoy está siendo, / y mañana será tal como ahora... / a sabiendas o no, pero mintiendo".)
Tomé café, me atoré en el Metrobús y me dolió el brazo; casi caigo de un camión: volaron mis lentes y perdí un zapato, con lo que mi calceta a rayas con separación de dedos quedó en exhibición a la mitad de avenida Universidad. En el súper, mi cabeza chocó contra una lavadora. Un escalón se materializó súbitamente, y estuve cerca de rodar por el asfalto junto con mi caja de pizza. Hay ocasiones en que, por lo visto, soy más sensible a la gravedad que de ordinario.
La vida mejoró cuando vimos El increíble castillo vagabundo.

Etiquetas: , ,

2 Comments:

Blogger GA said...

Me da gusto que estès de nuevo en la oficina, es horrible estar practicamente sola. Un abrazo!

00:58  
Blogger Fairest Creature said...

A mí lo que no me gusta es que oigas a Oasis todo el día. Ji.

No, pues entre tanta tontería, la verdad es que reencontrar a la banda hace que el regreso valga la pena.

¡Abrazo!

12:51  

Publicar un comentario

<< Home