lunes, abril 21, 2008

19:24

Desperté de una siesta más o menos larga y altamente revitalizante. La sangre regresa a los miembros de a poco, por lo que tengo el dolor de cabeza propio de la postsiesta. Llueve con bastante ligereza, pero el agua hace su parte en mojarlo todo, aunque trabajosamente, y las losas de la planta baja se humedecen lo suficiente como para traer de regreso el olor a tierrita mojada. Oscurece imperceptible pero irremediablemente. Patricio no llega, se va a mojar los pies. Tomé agua; el vaso, demasiado grande e inadecuado, se me escapó: dos pedazos grandes de vidrio y miles y millones de minúsculas virutas de vidrio quedaron en el piso. Huele a tierrita. El edificio comienza a colmarse de los ruidos sutiles que lo pueblan a partir de esta hora de la tarde, y que irán callándose por allá de las 23:00: tañir de guitarra, grito agudo de un niño berrinchudo, los pasos mustios de una mujer con tenis, espantaespíritus, retazos de una conversación, alguien que -repetidamente- le dice que no a un perro o a su mujer o a un niño.
Soñé que Fersen venía a México, y, como estaba en el antro más mugre e inencontrable de la ciudad, nos perdíamos el recital. Ah, quiero ver a Fersen, combina con la lluvia que moja las losas.


Etiquetas:

5 Comments:

Blogger Tina said...

Uuuuuuuuufffffff!! Eterno Resplandor!!!!

Voy más o menos por la vez 12 en verla. Y me quedo corta.

Yo te entendí. Esa peli me parte la cabeza. Mal

20:20  
Blogger Fairest Creature said...

Uhm... ya vi dónde va este comentario en realidad. =)

20:28  
Blogger el7palabras said...

Lo que yo todavía no entiendo, es porqué entra y sale usté de ese trabajo.
Y cómo es eso del "mes de vacaciones".
Suena a marranada corporativa con la chica de la película.

Chale.

00:50  
Anonymous Anónimo said...

Me encanta tu blog, el olor a tierra mojada me trae muchos recuerdos y recuerdos de sensaciones. Nostalgia de días grises que se disfrutan.

07:38  
Blogger Fairest Creature said...

ES una marranada corporativa, Siete Palabras, ya sabe cómo son: unos ladronzuelos de esos puercazos. Uh, si usted supiera. El hecho es que justamente ahora le escribo desde mi feliz reposo vacacional. Y sobre la entrada y la salida, ésta fue la última vez que salí. Jo, necesito un empleo.

AaaNnnÓóóNnnIiiMmmOoo: Te caché; ya sé quién eres. Me dio risa. Ya nada más falta que confieses si eres el anónimo de siempre -o sea, el que conoce hartas Dianas y el que me chulea las clementinas- o si es la primera vez que incurres en este tipo de comportamientos. Gracias.

¡Abrazos, banda!

10:59  

Publicar un comentario

<< Home