lunes, abril 28, 2008

Breve semblanza de lo acaecido en mi fin de semana

1. Cuando fui a ver a mi abuelita, entre otras cosas me regaló su salsa de soya, que porque no la había estrenado y además porque siempre es bueno tener una que sea baja en sales.
2. También me regaló varios juegos de palillos de madera; los hay de todos colores: rojos, verdes, amarillos, naranjas, azules... y son bellísimos. Todo esto se estrenó la noche del sábado, cuando fue tomada esta foto.
3. El sábado en la mañana fui a una exposición que todavía anda por ahí. La disfruté mucho sobre todo por la sapiencia de Patrice en el tema -budismo-, por lo cual no necesité material explicativo adicional. Además, gracias a que siempre ando cargando una bola de papeles inútiles en mi cartera, pude utilizar mi añejísima credencial de estudiante para ingresar sin costo alguno. Ladronzuela.
4. Compré muchas porquerías en el súper, entre ellas esta salsa tampico, la cual ya se me ha convertido en una espantosa adicción para la cual pronto necesitaré ayuda.
5. Dado que ya estaban todos los ingredientes en el refrigerador, decidí hacer sushi. Había de camarón y salmón y aguacate y pepino y queso crema y, uhm, me salió buenísimo, excepto porque mi falta de experiencia hizo que mis makis se desbarataran en alguno que otro punto. Los siguientes tendrán mucha más cohesión, lo aseguro.
6. Jugamos ajedrez laaargamente. Gané.

Y ya, el domingo me fui a encuadernar, y ya acabé (casi) mis primeros cinco cuadernos japoneses. Creo que es un sistema mixto, a medio camino entre Oriente y Occidente, accidentado por la ignorancia de las diferencias culturales. Pero las nuevas técnicas son bellísimas, y ya les estoy agarrando el gusto, no importando lo anterior.

Pronto: ilustraciones de mis nuevos conocimientos en la materia... espérelas.

Etiquetas:

5 Comments:

Anonymous El que en realidad ganó said...

Quote:
6. Jugamos ajedrez laaargamente. Gané.

Juega niña
ajedrez siniestro
derrota persa.

...ya les estoy agarrando el gusto, no importando lo anterior.

23:16  
Anonymous Anónimo said...

Tranquilo colega anónimo no quiero nada que no sea divertirme leyendo. No hay nada que celebre más que el amor de verdad, quisiera creer que existe.
Por cierto Pedro no me gusta, pero al no decirte mi nombre tienes todo el derecho de elegirlo. Me gustaría algo más dramático, extranjero, pero bueno, si ya decidiste Pedro será.

21:42  
Blogger GA said...

Yo voto por que el nombre para tu anónimo sea Faust. Nada más dramático y extranjero

18:16  
Blogger Tina said...

Qué ganas de sushiiiiiiiiiiiiiiiiiiii!!!!!!! No le hagas esto a una embarazada de casi 9 meses!!! :)

07:22  
Blogger Fairest Creature said...

A ver, mmm, no, no ganaste. No me pongas de mal humor. Tengo en mi poder una fotografía de tu persona sufriendo una derrota persa incuestionable. La publicaré si me haces enojar de esta manera. Och.

Anónimo: La verdad es que no me tomé el tiempo necesario para ponerte nombre, pero es que me desespero en la adivinanza. Eso de tener un lector anónimo es un enigma incómodo, pffft, como que te da ventaja sobre mí. Y sólo por eso, ejerzo el poder de llamarte Pedro, así un día me saldrás con "no me digas Pedro, que tengo un poderoso nombre dramático y extranjero: Faust", por ejemplo, y fiuuum, fin del enigma =)

Ga: ¿FfAAUUsSTTtT? Pues sí es dramático y extranjero, pero pssss, no. Oye, ora que me acuerdo, tú eres la de las hordas de fans anónimos... ¿les pones nombres dramáticos y extranjeros?, ¿o es una regla universal eso de dejar a los anónimos guardar su anonimato?

Tiiina: Uh, si estuvieras en el tercer mes, todavía te faltaría una eternidad para comer sushi y ese tipo de cosa... pero ya estás a la vuelta de la esquina. Ya la hiciste. Compadéceme a mí que, no estando embarazada, me juzgan si quiero comerme una maceta de barro. Es lo chido, las mujeres embarazadas tienen licencias de a montones, sólo a cambio del sushi y otros productos crudos del mar =)

11:45  

Publicar un comentario

<< Home