miércoles, mayo 14, 2008

Odio, aborrezco, me hace infeliz, me irrita tanto, me enfada, saca lo peor de mí II

Este post es la continuación de otro muy añejo y que usted puede encontrar acá.

36. Que no se use coma antes del vocativo (o después, dependiendo del caso).
37. El Hi5.
38. Que se me pierdan las cosas compulsivamente.
39. Ir en el metro y que alguien traiga una pelusa en la ropa, pues no se la puedo quitar, y debo sobrevivir a verla todo el camino.
40. Que a la i, en lugar de ponerle un puntito, le pongan una bolita o un corazón. Ay, me irrita tanto.
41. La impuntualidad (de otros).
42. Los abrelatas.
43. Las latas que no tienen un arito abrefácil.
44. La primera y la última rebanadas del pan de caja.
45. El metrobús, sobre todo cuando no estoy a bordo.
46. Que no me hagan caso o que me manden al último sitio en prioridades.
47. La Bonafina de yogurt de fresa.
48. Que subrayen los libros con plumón fosforescente.
49. Los videos graciositos de YouTube.
50. Despertar con un calambre.
51. Los sujetos que se presentan a sí mismos como "artistas". Uy, artistas.
52. Las exposiciones del metro.
53. Que el Nestea té verde de latita sea tan difícil de conseguir.
54. Que el día no me alcance para nada.
55. El hipo.
56. Que me ataque la apatía y que, por ello, no actualice la agenda, perdiendo la certeza sobre los días perdidos irremediablemente.
57. Las botargas, sobre todo si quieren saludarme.
58. Comer sola.
59. Que escriban sobretodo en lugar de sobre todo.
60. Las señoras que amamantan a sus hijos en público. Ahhh, qué asco.
61. Que las carteras de las libretas de tapa cruzada me fallen por un milímetro después de trabajar por horas.
62. El señor que atiende el SuperCity Ermita.
63. La gente que cuenta un chiste y, si tiene éxito, lo repite dos o tres veces más en cuestión de segundos.
64. La gente que va repitiendo lo que otros dicen, a manera de traducción simultánea.
65. Cambio de planes, sobre todo cuando éste implica la ruptura de las partes buenas de mi rutina.
66. La televisión.
67. El dolor de muelas nocturno.
68. La sensación de dulce, sudor o detergente en las manos y, en general, cualquier sensación que no sea de absoluta limpieza.
69. Reconocer que perdí, que mentí o que me equivoqué. Todo esto me ocurre más a menudo de lo que lo puedo reconocer, y por eso no lo reconozco.
70. Heridas por papel, quemaduras imprudentes y dolores de origen desconocido.
71. Huevocartoons, El Chavo de caricaturita y semejantes.
72. El uso excesivo de literalmente.
73. Chayanne: "Tiempo de vals: un, dos, tres; un, dos, tres".


En otras noticias, ¡mi flickr ha vuelto! Vaya a ver, y ahí me dice.

Etiquetas:

9 Comments:

Blogger Mario said...

Me sorprende que odies, aborrezcas, te haga infeliz, te enfade y saque lo peor de ti (ordenado de mayor a menor asombro):
1. Televisión
2. Hi5

No lo puedo creer; la tele fue como mi nana cuando era pequeño.

18:42  
Anonymous Anónimo said...

Me has destrozado el corazón. La Televisión es mi única amiga, ahora no sé qué pensar. Siento que estoy traicionándola al ser fan de una enemiga de ella.

23:25  
Blogger GA said...

¿Puedo agregar a la lista a las mujeres demasiado lindas y dulces?

14:21  
Blogger Fairest Creature said...

Och, nomás eso me faltaba: que vengan acá a defender a la televisión. Argh.

Por lo demás, es un placer saber que todavía te das tus vueltas por este espacio, querido Marinsky, y te cuento que la tele ha sido la nana de mucha gente, pequeña y grande, justo cuando necesito atención, y a la fecha me causa complejo pensar en esta frase: "Pérate, orita en el anuncio". Argh, me irrita tanto.
Sobre lo otro, el Hi5, te copio y pego una cosa que le puse a mi hermana en el suyo, a propósito del drama que me causa el mío: "Mi vida se llena de spam con tetas, de amigos del pasado remoto que ya me habían olvidado y de la necesidad de venderme frente a mi pasado como una persona que triunfó en la vida, que se puso más buena, ganó lana y se casó con un multimillonario de un reino lejano". Y pues chale.
Te mando un abrazo... espero verte por acá más seguido.

Lo mismo va por ti, anónimo... es que, chale, cómo va a venir la banda, en pleno siglo veintiuno, a defender el vetusto televisor. It's sooo nineties. Y aún en su momento ya era un asunto altamente incómodo y estorboso. Och, och, me hacen enojar.

Y sobre todo si son guapas y altas: ¡perras! Y también si son vulgares y garras. Y peor si se hacen las listas y se ríen en conjunto con otras de su género como guajolotes. Malditas pinches viejas si son lindas y dulces y guapas y altas y guarras y vulgares, y se ríen como guajolotes, y se hacen las profesionales, las muy perras mujerzuelas, perniabiertas, vanidosas, chantajistas sentimentales, frígidas emocionales en minifalda.
Pfff, gracias, Ga, necesitaba la válvula para poder sacar lo peor de mí.


Sé que no es el mejor momento... pero les mando un abrazo a todos.

23:50  
Blogger el7palabras said...

La catársis está chipocluda.
Pero psss calmaaaaaa... calmaaaaa; que se le va a saltar una venaaaa.

Por cierto, está tan fabulosa la idea de enlistar que terminaré, yo también, tomando la idea para un día destos hacer una lista de listas.
Digo, ai cuando tenga tiempo.

Mientras tanto: a mí también me encabronan las mujeres así tal y como las describe usté. Pero creo al fnal, que las tontas sólo están ahí para que las que deveras usan la cabeza se distingan de la masa.

Y no me importa que estén buenotas. Que como todos sabemos, la gravedá hace su trabajo eventualmente, y lo que queda es lo chido.

04:01  
Blogger GA said...

Por favor, díganme que le 7 palabras es soltero!

11:37  
Blogger el7palabras said...

Pues si fuera yo el machito clásico, mi querida Ga, ya le estaría invitando el famoso helado en Coyoacán al son de "¿estudias o trabajasssss?"

Y digo el clásico machito porque son desos que piensan que mal-mantener un hogar no es suficiente y se avientan dos; o tres dependiendo de su vacío existencial.



Chale.
Me acordé de Coyoacán y del Jarocho.
Aquéllos tiempos mozos.

Además de estar algo así como a 10 años de distancia, median 55 Km desde mi hogar hasta allá.

03:26  
Blogger Fairest Creature said...

Tiene usted razón: me dejé llevar y terminé exagerando. Sólo haré una precisión: una cosa es que, efectivamente, la belleza interior es la que cuenta y bla, y otra muy distinta que me asegure usted que lo chido es lo que queda después de que la gravedad le ha trabajado a uno por todas partes. O quizás sí, es como una decantación en que se separa el agua del aceite, y uno se da cuenta de lo que realmente le gustaba (o no) de la convivencia con Fulana, sobre quien la gravedad ha hecho estragos.

09:16  
Blogger LicCARPILAGO said...

que bonito, cuanto odio en este post; pero aún mas bonitos los comentarios, cuanto cliché, cuanto estereotipo, que bonito; que agradable es hablar de la masa, me gusta. en serio.

Si las damas en cuestión respondieran el meme entonces agregarían entre su top10 a la gravedad y si ésta última hiciera el test en el top5 pondría los implantes y a los cirujanos plásticos. Por cierto a los implantes yo los pondría como de los mejores inventos del universo y a los cirujanos plásticos los pondría en la categoría de semi-dioses protegidos por la mismísima Venus. (ok exageré, pero !sí!) El nuevo invento de tipo cyborg: implantes mamarios rellenos de neuronas en lugar de silicón... jajaja (!ya¡, !ya¡, perdón, no pude evitar el chascarrillo!!)

Si no hay inconveniente voy a intentar piratear este meme, digo -intentar- porque en realidad no se si yo odie tantas cosas.

Saludos.

12:47  

Publicar un comentario

<< Home