martes, diciembre 02, 2008

Post agridulce que escribo mientras mi hermana sale de bañarse y se decide a hablar conmigo, que soy dulce y necesito atención

Ya tengo dónde caer muerta. Encontré un departamento pequeño, aunque más amplio que el anterior, a sólo unas cuadras de donde vivía hasta el sábado. Ahora vivo entre cajas, y apenas hoy he recobrado mi comunicación con el mundo exterior, pues hasta hoy vino el señor Cablevisión a ponerme la internet. Tengo un vecino que hace tofu. Tengo unos vecinos que no tienen uno ni dos, sino tres perros: Tayson, Yo-yo y Twister. Ladran todo el día los malditos. El señor de los jugos es persona de confianza. A él le puedo encomendar las llaves y ese tipo de cosas. A las afueras de mi edificio hay un tiradero de películas chafas que cinco pesos le valen, cinco pesos le cuestan. Espero encontrar un buen título a la brevedad. Hasta el momento es todo cuanto sé de mi nueva ubicación. Pronto: más detalles (en cuanto los conozca).
El trabajo va fatal. Es una frustración sobre otra. Apesto, no doy el ancho. Por otro lado, cuando he sido proactiva me han rechazado y me han hecho groserías... como si me pagaran para poner de mi parte. Hubo una excursión: no fui porque no me siento integrada ni tengo nadie con quien hablar y todos me caen mal y les caigo mal a todos. Trabajaron en equipo, y ahora todos son muy felices. Ahora hay una de esas dinámicas prenavideñas de amigos secretos. Intercambiaremos tarjetas, chale, tarjetas. No tengo ni idea de quién es la persona que me tocó, no la reconozco. Daré una tarjeta de un Piolín o cualquier tontería con tal de salir del paso. ¿Considera, lector, que tengo un problema de actitud? Yo también. Por eso, después de quejarme amargamente con mi psicólogo de cabecera, hoy me compré una caja de Tempra ES3. Funcionó de maravilla. Hoy, cuando todo iba fatal, me tomé quinientos miligramos y, tan-tarán-tarán-tarán, me puse a trabajar con mucho ánimo, de ése que es también por dentro (sépase, lector, que aunque lo odie todo, nunca le pongo mala cara a nadie y le manejo lo que es el entusiasmo por fuera). Quiero volver a la edición; quiero, sobre todo, volver a la literatura.
Después de algunas visitas al hospital, no pude ir más a ver a mi abuelita: se me atravesó la mudanza y la organización de un evento cultural y la corrección de un texto que no podía estar peor escrito y una crisis nerviosa que me envió a casa muy temprano. La abuelita ya está en su casa, y espero volver a verla pronto. Mi encomienda es llevarle algo rico de comer... ¿qué recomienda usted que le lleve?, ¿tofu del que hace el vecino?

Casa, trabajo, familia. Creo que he cubierto los campos obligatorios. Puedo cerrar el post.

Etiquetas:

6 Comments:

Anonymous Un gato ninja que no sabe como le va a hacer... (aún siendo ninja) said...

El problema de actitud lo tienen ellos... que son todos unos putos...

21:04  
Anonymous Azriel said...

Estimada Diana:

Te escribo por este medio, tu no me conoces, sin embargo he visto tu trabajo de encuadernación en el blog y me gustaría saber si es posible que pudieras encuadernarme 3 libretas y saber cuál sería el costo:

Serían 3 libretas tamaño carta en las que las hojas sean de fibra de lino, o algún material más o menos por el estilo que tu me recomiendes o con el cual tu trabajes.

Las pastas me gustarían en piel o cuál es el material que tu utilizas para ello.

TE dejo mi mail para saber si es posible ponernos en contacto:

azriel_mekare@hotmail.com

ó si lo deseas envía un mensaje al: 5519279018

En cualquiera de los casos yo me pondría en contacto sólo para ello.

Muchas gracias por tu atención y espero sea posible ponernos de acuerdo,

Azriel

21:38  
Anonymous Ivanius said...

Ea, qué bien, un nuevo artículo con todos los ingredientes que han hecho adictivo este espacio: sucedencias personales, azotamiento particular y... y "problemas de actitud", narrado con soltura e innegable calidad. Hasta Tempra hubo.
A eso en la escuela le decíamos "la terca insistencia de ser como yo, y qué".
La "convivencia política" en el trabajo es un mal necesario, y el remate de los males necesarios es el intercambio de regalos con ilustres desconocidos, que en el mejor de los casos te regalan una tarjeta de Piolín (maldito canario cabezón, lo detesto) y en el peor de los casos un paquete de papel de baño o algo así.

Mi recomendación para la abuela voladora es un plato de fresas o zarzamoras con crema (o con leche condensada o chantilly, para excesos de dulzura). Pan dulce con un buen chocolate también quedaría bien.
Saludos.

10:15  
Anonymous Lucecita said...

Eh, ¿y what about el bueno de Patrice? Ya sabes que yo tengo mis etiquetas favoritas...
Para la abuela voladora sugiero galletas hechas en casa en una tarde de frío.
Y digo hurra por el interesado en las libretas, que sí que están buenas y merecen ser más famosas aún...
Besos Australes.

16:21  
Blogger Fairest Creature said...

Gato ninja: debo afrontar mis problemas de actitud. No finjas, bien que sabes que la que tiene la mala onda en esta vida soy yo. Te mando un beso pequeño, gatito.

Azriel: ahora te escribo.

Ivanius: al menos es de tarjetas, y no uno de esos intercambios con un mínimo de compra y listas de sugerencias. Un día a mí me regalaron una agenda de Cowco en uno de esos intercambios, y casi muero. Eso, pese a que en mi lista de sugerencias puse "regálenme los trescientos pesos en post-its".
Uhm, amo las frutas rojas. Es LA sugerencia. Gracias.
Abrazo juerte, Ivanius.

Lucecita: Och, Patrice se ha vuelto la estrella del blog y ahora me veo obligada a contar siempre sus aventuras. Pronto abriré una sección que contenga el anecdotario de Patrice mes con mes.
Pero, por ahora, acompañaré las fresas-zarzamoras-frambuesas de la abuelita con unas galletas ricas (aunque no prometo que sean hechas en casa, porque och). Un beso, Lucecita.

09:43  
Blogger el7palabras said...

Ps mire Azriel, las libretas que hace Dianita no tienen madre; eso lo podremos atestiguar sin ningún apasionamiento las dos usuarias (hija y esposa) y yo.
Materiales de excelente calidad, factura impecable y sobre todo... graan precio.

Ahora bien, Dianita, para la abuela voladora yo recomiendo una rebanada de pan de natas con chocolate abuelita (arrrrroz).
Si no sabe cómo entrarle al pande natas, vea el siguiente póst del chancho, ya verá qué delicia.

Abrazo, y si, es neta lo del post, que ahora lo escribo ¿eh?

22:44  

Publicar un comentario

<< Home