martes, enero 13, 2009

Efectivamente: todo se pudrió en el infierno

La motivación es directamente proporcional al esfuerzo y a la creación de expectativas. Es, por lo tanto, inversamente proporcional a la tolerancia. Si todo sale mal; peor, si algo sale mal, tanto esfuerzo, tanta expectativa se va al demonio y uno se frustra y se desgarra los ropajes y amenaza a los cielos con un puño furioso. En contraparte, la falta de motivación deriva en la dejadez; todo se hace por inercia y en total relajación: de antemano sé que todo saldrá mal porque está diseñado para estar mal. Si por algún azar algo llegara a salir bien, no tiene la fuerza suficiente para hacer que los ánimos se renueven.
Mi estado actual, en lo que al trabajo se refiere, es el de la falta de motivación. He recuperado el sueño y me siento menos estresada: duermo sobre una nube voladora. Nada va a cambiar, al menos no en una dirección favorable. Porque sí cambia: diariamente hay nuevas instrucciones. Seguir las instrucciones de uno significa desatender las de otro y meterse en problemas. No importa: igual me pagan. Si llegaran a despedirme, tanto mejor.
No tengo un problema de actitud, como en algún momento se llegó a especular. No. Todos estamos descontentos por diferentes razones, y ya hasta hubo una renuncia espontánea y súbita, que nadie se esperaba.
Yo tengo, según mis estimaciones, siete "jefes" "directos". Cada uno quiere una cosa distinta y diariamente me reclaman porque las cosas no se están haciendo de acuerdo con sus cálculos. Apenas en la semana se fueron acordando de que me trajeron para otra cosa, no para ésta, y entonces me dan instrucciones que me debieron dar el primer día, o la primera semana o el primer mes. Y, bueno, mi puesto es ahora el de chivo expiatorio. Hoy me iban a poner en el paredón. Los esperé, pero no llegaron; quizás me fusilen mañana.

En otras noticias, debo anunciar que:
I. Cambié de look. Ahora tengo el pelo cortito y desordenado. Se me ve lindo, me gusta. Ya ni tengo que peinarme, porque el pelo se me peina solo.
II. En lo que va del año he visto pura película de porquería. Aquí va la lista hasta ahora:
i. Vicky Cristina Barcelona: fue la gran decepción de mi vida. Siempre me ha gustado Woody Allen, si bien no lo sigo con religiosidad. Siempre me divierte y me deja con buen sabor de boca, aunque no mucho más. En este caso, hizo la película más aburrida y sosa de su historia. La odié.
ii. Revolutionary road: larga, aburrida y boba película que gira sobre su estúpido eje. Escuché por ahí que es una película no apta para parejas, que porque muestra el lado más oscuro de las relaciones de este tipo. A mí, en particular, me pareció tibia y bastante estúpida, con todo y sus escenas de sexo de tres segundos y su hilito de sangre que corre trágicamente por la pierna condenada. Muajajaja.
iii. The day the earth stood still: como me dijo Aldo, "si escoges sin criterio, nunca vas a ver una buena película". Sin palabras: es Keanu Reeves, la caja de cartón parlante.
iv. Appaloosa: creo que es la mejor de la lista. El problema es que hubo una combinación de mal audio con pésimos subtítulos. Se ve que un tipo que alguna vez escuchó hablar inglés dijo "saaahuevo, yo me la subtitulo orita en chinga". En conclusión, es como si no la hubiera visto, de modo que deberé darle otra oportunidad.
v. The curious case of Benjamin Button: ja, de las peores películas que vi jamás. Es pretenciosa y larga, larga, larga, interminable. Creo que alguien por ahí tuvo las que consideró las mejores ideas de toda su existencia: que un tipo nazca viejo y que, en lugar de envejecer, rejuvenezca, y un reloj que camina para atrás. Luego rellenó sus grandes ideas con la historia de amor más mensa que se le ocurrió y pensó que las dos ideas originales se cohesionarían de un modo mágico y misterioso. Para mayor punch, se trajo a Brad Pitt y le dijo que, siempre con voz ronca, hiciera perpetuamente la actuación "Osbourne Cox", pero sin gracia. La Cate Blanchett es igualmente hartante con su tono de voz supersexy y su andar ligero. Las actuaciones, en general, son inverosímiles, y los chistes de repetición no me hicieron media gracia. ¿A qué viene el huracán arrasador? Y lo peor, lo peor, lo peor de todo es el gran discurso final en voz de Benjamin Button: "Hay quienes venden botones, hay quienes son madres, hay a quienes les caen rayos, y hay quienes bailan". Tsaaa, ¿quesesamamada? Para entonces, por supuesto, el universo Benjamin Button ya tiene que ser absolutamente entrañable y lleno de personajes que habitan nuestra memoria para siempre, pero pues no.
vi. Penelope: ¿por qué nadie me dijo que Christina Ricci salía de puerco?
vii. 7 pounds: yo creo que aquí también aplica lo del criterio para escoger películas. Obviamente, si es Will Smith, tengo que esperar algo justamente como lo que vi: cicatrices misteriosas, medusas en la tina, choques, traumas, donación de órganos. Chaz, un canto a la vida.
III. Ya no llevo mi cámara al trabajo porque, además, roban.
IV. Ya me voy a dormir. Mañana entro a las 7:30, como de costumbre.


Lo quiero, lector, con todo y mi orgánica incapacidad para amar.

Etiquetas:

6 Comments:

Anonymous Ivanius said...

Pretendía comentar otra cosa, pero saber que tu chamba es de chivo expiatorio me recordó a Daniel Pennac, cuyo personaje principal (Benjamin Malaussène) tiene precisamente esa ocupación. Y lo que cuentas del trabajo desentierra recuerdos que creí eran sólo fertilizante mental desde hace tiempo.
Uy, y las catastróficas experiencias con películas -entre ellas algunas que pretendo(ía) ver-conspiran contra mi propósito de asistir más al cine aunque deba leer un poco menos. Qué calamidad.
No cabe duda: este es un post en el mejor estilo de este espacio. Ja. Lo bueno es que después del azotamiento viene la calma. Y la risa. Y la mejoría. Que así sea.
Abrazo.

11:25  
Blogger GA said...

Creía que estaba de buen humor, después de leer esto no estoy segura...
mientras lo decido
¡Suerte!

19:06  
Blogger Nadia said...

¡Mmmmta, qué mal! No es mejor mi inicio de año en cuanto a pelis, me aventé la de Ed Wood y ni siquiera me divirtió, me dormí como a la mitad y cuando desperté seguían en lo mismo. Bue... A ver si ya prontito te veo en el messenger, ya no hemos platicado.

Beso.

20:13  
Blogger el7palabras said...

Saahueeevo.
Como que así me imagino que dijo el mai este que subtituló la película en cuestión.


Sssaahueeeeevo.
Dije yo cuando ví que tenía algo así como 5 pósts de mi bloguera favorita -¿sssssiiiraaaa? pinche arrastrado-


Cha.
Digo cuando leo que dejado llevar por su arranque de furia, me convierto en loro de lengua negra y no hago más que parafrasearle con poco éxito.

Chiiaaa.
Ya me voy, pero le dejo un gran abrazo de año nuevo; a usté y a la concurrencia. Obvio, al Patricio también.

01:34  
Anonymous Lucecita Mística said...

Querida cuñis, en estos tiempos tan malos para tanta gente (en Palestina, en Indonesia, siempre en Africa) te diría que te sientas inmensamente afortunada de tener al amor de tu vida, que ambos estén juntos y sanos y que puedan darse grandes lujos, como leer, escuchar música y mirar películas, al abrigo de su hogar, seguro y cálido.
Yo diría que hay que gastar la amargura en cosas más graves y dar gracias todos los días por todo lo que se tiene (en mi caso, mis bellos hijitos y mi bello maridín)
Besotes y mejor ánimo para este 2009.

06:41  
Blogger Nadia said...

Con la peli de Ed Wood me refiero a la de "Plan 9 from Outer Space", no a la de Tim Burton sobre Ed Wood. ¿Ok?
Ya corregido el error, me retiro.
Buenas.

22:45  

Publicar un comentario

<< Home