sábado, febrero 28, 2009

¿Y ora qué creen que me pasó?

Pues que voy y que agarro y que me intoxico. Sí, lector, así fue, sépase. Me fui al trabajo cargada del conocimiento de mi malestar. Ya sabe, el superyó ante todo. Pero al rato me sentí peor, y que me regreso. Me quedé en casa toda esa jornada no laboral viendo películas. Para mí, las películas que resultan mejores en ocasiones como éstas son las llamadas "extranjeras", o sea que no son ni mexicanas ni gringas; que son un canto a la vida al estilo viejecito-amargado-encuentra-perro-y-perro-le-cambia-la-vida, y que están hechas para salir a hacer la América y ganar muchos premios, sí, señor. Así me curé: películas bonitas y dexametasona y alfombra en el piso con muchos cojines y cobijas y crema humectante para mi atrofiada piel. Ya estoy bien, lector, ni se preocupe. Eso sí, no se atreva a preguntarme "¿y no estarás embarazada?". Odio eso. Le prometo que, cuando tal pase -toc, toc, toc-, usted será el primerito en enterarse en este espacio. Fíjese, cuando me desmayé saliendo del trabajo, fue lo primero que me preguntaron, igual que cuando me corté el dedo con un cúter y cuando tuve pesadillas con gusanos que me comían bien feo.

Y ahora...
Dos historias reales de taxistas
La primera ya tiene como dos semanas. Me subí al taxi como a las 7:00 horas. El taxista venía haciendo hip, y luego jip, y luego ipip, y luego jipjipjip, y luego hip. Ya por fin se animó a decirme que llevaba siete días con hipo, el pobre hombre. Y me dijo que de todos modos se tenía que presentar en la oficina, porque nadie le quería dar una incapacidad por hipo, pero que ya le dolía todo. Que ya lo habían espantado, que ya se había puesto de cabeza y había tomado agua, ya, ya había hecho de todo. No dormía, no comía, no seguía con su vida normal el pobre taxista con hipo. Pobre. ¿Se le habrá quitado? Quiera el dios que sí.
La segunda es de hace ratito. Se trata del genuino taxista ex presidiario que se le pone al tú por tú a los patrulleros en patrulla. Sí, así es. Nadie quiere a los patrulleros en patrulla, ¿verdad? Bueno, ése es un hecho sabido. Pero una cosa es eso, y otra que se ponga a echarles todo el claxon, que se les empareje, que los vea amenazadoramente y luego se les adelante y los amenace, y así. Me dio miedo y le pedí que me dejara ahí y ya. Ya llevaba un rato sacándome de onda, cuando se ponía a hacer cosas incoherentes en los altos, y preguntaba cosas raras y hablaba como que para sí, pero esperando que le contestara algo. Susto.

Y además...
Lo que me regalaron en el mercado
El señor de los chiles no me quiso cobrar cuando le dije
que quería un chilito catarino. ¿Verdad que está lindo?

Y por si fuera poco...
Lo que me regalaron en San Valentín
Ésta era una foto pendiente.
Es Adriana, la muñequita de papel.
Yo le corté el pelo, porque lo traía muy largo.

Y por último...
Vote, lector
Necesito que me diga cuál de éstas es una chita o, en todo caso, cuál le recuerda más a las Cheetah girls. Es en serio, ¿eh? Dígame, por favor.

Etiquetas: , , , , ,

14 Comments:

Blogger GA said...

ME JACTO DE SER INOCENTE PERO NI YO TE CREO QUE REQUIERAS VOTOS PARA "ESO"
¡SALUDOS!

01:18  
Blogger Nadia said...

¡Jajaja! Bueno, pos creo que al cliente le complacerá la tela de en medio. La rosa no, definitivamente.
¡Qué bonito el chilito catarino! ¿Ya lo agregaste a tu hoja de chiles? Y de taxistas... och! apenas uno de ellos logró ponerme los pelos de punta contándome unas cosas horrendas, que ya te contaré más en corto.
¡Ya voté! (Es beige ¿verdad?)

10:24  
Blogger Luciano said...

Lo del taxista me hizo ponerme a pensar sobre otras tragedias que seguramente no están registradas para pedir una licencia en ningun Ministerio de Salud; como ser una extrema picazón de la planta de un pie, o una obsesión por el helado de limón que no te permite otra cosa que ir constantemente a la heladería por más.

Así le va al mundo...

20:01  
Blogger |2oo said...

El Rosa! El Rosa!!!!

00:03  
Anonymous Ivanius said...

Ps osea que yo, no identifico bien los colores porque como que tiendo a ver unos puntos bien raros, oiga. Ha de ser que son texturas texturizadas, o como se llame. Chíta grrrls han de ser las parientes pobres de la que salía con Tarzán, o ya ni eso. Entons el amarillo no, porque ese es marca registrada del Hombre Mono. El rosa tampoco, porque es muy escandaloso. El otro como que le falta color, pero puede ser un estéitment a favor de la conservación del tigre blanco. En fin, haga usté lo que le parezca.

De lo demás comentaré luego, porque bien se ve que me hace falta un café a estas horas. Saludos.

10:12  
Blogger Enoch said...

Amarillo a la Tigresa del Oriente, seeeeee...

20:24  
Anonymous Un gato con manchas semejantes a las de las chitas said...

Yo opino que antes de definir cual es la tela que pertenece al Acinonyx jubatus, deberíamos primero, definir la pregunta...
Por tanto, creo yo, que todo esto que se viene hablando, no tiene sentido alguno.

00:20  
Blogger el7palabras said...

¿Se refiere usté a las chita guerls aquellas que quedaron estupefactas cuando una de sus integrantas fue cachada -ajá- en la maroma enviando fotos de su gran trasero al novio?

O a otras tal vez...
Diga pa qué va a ser la tela, y ps a lo mejor le podemos ayudar mejor.

Y de los taxistas, como dijeran unas viejas que conocemos: "esto me inspira un tema", a ver si dios me da licencia de escribirlo pronto.

Le dejo un abrazo.





Oiga ¿y no será deveras que está enbarazada?

04:43  
Blogger Mártir de Tacubaya renegado said...

No se enoje, en mi corazón hay espacio suficiente para las 5. Además usted fue la primera.
Jajajajaja.

10:20  
Anonymous Anónimo said...

Es el colmo que tenga que enterarme de tu vida por este medio. EL COLMO.
Además, tengo problemas de argumento.
Y dentro de todos los males que me aguijonean como abejas psicóticas, he guardado un espacio de piel blanda y enmohecida, producto de la vejez, para que tengas a bien tatuar mi epitafio, como en la lápida de este cuerpo, tumba de la adolescente que fui.
Ay.
Bueno, si es preciso elegir una tela, que sea la rosa moteada, va con tu exótica personalidad. Y si adquiriste otra tela, así como adquiriste ya otra televisión, pos ya qué.
Porque yo ya no soy yo, ni mi casa es ya mi casa. Y ya.

17:42  
Anonymous Ivanius said...

"Pasaba por aquí buscando" al departamento de quejas. Prosigo.

Nomás quiero decir que con la dieta física es suficiente, no se vale que este lector también deba padecer régimen de hambruna neuronal en este tan querido espacio bloggeril. Espero, empero, ;-) que el abandono sea síntoma de prosperidad, no de olvido. Saludos.

09:48  
Blogger Mártir de Tacubaya renegado said...

Me pregunto por qué me dice que no me vaya si cuando vengo usted no aparece. Esperaré paciente, qué más.

22:38  
Blogger Enoch said...

Y nos encontramos en el pasillo de la perdición, allí en donde, según me contaron después, la vida nocturna de la ciudad se reune a comer quesadillas... y le dije: vallan, y me dijo, pues te marcamos, y entonces pensé, no lo harán. Sin embargo, me agradó el encuentro que nos dice que debemos seguir en contacto.

Saludos pues y un gran gran abrazo para vos y para vuestro marido.

P.D. además ni nos perdimos, freseamos como a eso de la media noche. Ya estoy viejo.

23:59  
Blogger Fairest Creature said...

Ga, no estoy segura de que un inocente se jacte de serlo =( Era para una libretita, ya sabes que hay de todo en la viña de mi clientela. El tema era Cheetah girls, ja.

Finalmente creo que esa tela no la volví a ver en la Parisina. Pero, bueno, a estas alturas ya sabes cuáles fueron los resultados finales.

Por fortuna, Luciano, no me ha tocaso el taxista con obsesión por helado de limón... aún. No lo descarto, por supuesto, gracias por tu advertencia =)

|2oo: perdóname, me temo que la rosa quedó fuera del concurso demasiado pronto =(

¿De veras no identifica bien los colores? Yo siempre he creído que soy daltónica. Me hice un test, ya sabe, y salí más o menos daltónica, una raya más al tigre. O un punto más a la chita, para estar más a tono.

Nunca lograrás olvidar la unión de las mitades, ¿verdad, Muñeco? =D JA.

Deberíamos plantear la pregunta de cómo hacer la pregunta que cuestiona el ser de la chita. Och, pero la libreta me urgía, ¿qué hacer?

7palabras: me encanta saber que cuento con usted para compartir los sucios chismes de la farándula. Por lo demás, si la chita hubiera mostrado el trasero hace veinte años sería mejor chisme, pero tan viejas que están, uch, me embarga un sentimiento fatalista.
Oiga, no me moleste, no, no, no, no estoy embarazada, me hace enojar.

Mártir, no, no se haga el gracioso, ¿cómo que cinco, cómo que cinco? Me niego, quiero un fan que sea sólo para mí.

Muñeca, reina hermosa, sabes perfectamente que eres la luz de mis ojos, que eres el aire que respiro, el sol que se filtra cada mañana por mi ventana. La televisión llegó, tocó a mi puerta, no pude decir no, sabes que soy terriblemente débil. Pero consagraré el resto de mi vida a componer para ti canciones de alabanza.

Ivaniuuuuuuus: ya, harta actualización, no se me desespere, ya ve que siempre vuelvo =)

Mártir: >=(

O sea, Muñeco, cha-le. Eso que llamas pasillo de la perdición es mi tiendita de la esquina, más respeto; eso sí, nunca le he entrado a las quesadillas. ¿Cómo va a ser posible que tu invitación llegue cuando llega el azar del encuentro? Esto te enseñará a invitarnos a tiempo. Te mando un abrazo, Muñeco, qué bueno saber de ti.

12:44  

Publicar un comentario

<< Home